¿De lo privado a lo público o de lo público a lo privado?

Aprovecho una carta enviada por Eva García y publicada ayer en La Vanguardia acerca de la muerte 2.0, para reproducir aquí el comentario que he dejado en un debate iniciado en Linkedin.En él, decía que la muerte, en el contexto del 2.0, es un tema controvertido (siempre lo es), ya que, una vez mueres, tu presencia online sigue existiendo, pues, por regla general, y permitidme un poco de humor negro, las contraseñas te las llevas a la tumba y nadie más las sabe, o no todas. Así, se dan casos en los que, mucha gente, aprovecha la última entrada del blog de la persona fallecida para despedirse de ella, como en los libros que se dejan en los velatorios, o incluso dedican entradas en sus propias bitácoras a esa persona.

¿Cómo afecta esto a los familiares, amigos, etc., el leer esos textos? Pues no lo sé. Como siempre, dependerá de cada uno, pero, imagino, que deberemos aprender a convivir con ello.

Y al hilo de esto, me ha venido a la memoria lo que leí hace un tiempo en el blog de Dolors Reig, en el que comentaba, dada la evolución de la red, que cada vez más vamos a tener por defecto nuestra parte pública más visible y nos tocará esconder lo que no queramos enseñar, en vez de lo que ocurre ahora, que es, desde nuestra parte privada, ir enseñando lo que queremos hacer público. Es decir, la tendencia es que iremos estando más expuestos al público, y desde esta dimensión pública iremos construyendo nuestra privacidad. En definitiva, somos unas “celebrities” en potencia.

Y, de hecho, esto de la “esfera pública total” ya se da (la inconsciencia de la gente no tiene límites) estando en vida o una vez muertos… y estos diálogos imaginarios que tenemos con los seres queridos que ya no están se dan en forma de comentarios en la red.

Volvemos a la idea de Dolors Reig: estamos haciendo público lo que antes era privado.

¿Cómo lo veis?

Advertisements
%d bloggers like this: