El valor de las redes sociales en las organizaciones

Bajo este título, Medios sociales, ¿un arma diabólica o una herramienta que nos aporta valor?, el pasado jueves 15 de septiembre, organizamos desde ATI, con la colaboración de la UPC, una nueva edición de los Picnic4Working, evento que tiene como finalidad fomentar el debate y divulgación de la incidencia de las TIC en la sociedad.

Para hablar sobre los medios sociales, invitamos a Francesc Gómez, consultor d’Elogia, quien nos dio una visión general de cómo están afectando los medios sociales en contextos profesionales. Y, como los buenos comunicadores, empezó con una frase que se quedó automáticamente en la memoria de los asistentes: Data is the new oil. Los datos que circulan por la red es el nuevo petróleo y Google, Facebook, Twitter son las nuevas petrolera por la ingente cantidad de datos que gestionan. Unos datos por los cuales, después de su refinamiento –segmentación-, muchísimas empresas están dispuestas a gastarse millonadas de dinero. Apuntó, a modo de ejemplo, que solo en Twitter hay 200 millones de tweets diarios, con su correspondiente información (fotos, enlaces, etc.).

Desarrolló después una serie de ideas para explicarnos este cambio que estamos viviendo. La introducción constante de smartphones en nuestras vidas cotidianas acercan Internet a todos los públicos, lo que ayuda todavía más a la popularización de las redes sociales, y se crea lo que llamó consumerización, es decir, muchísimas iniciativas salen primero de los consumidores y luego son adaptadas por las organizaciones. En este último plano, también se generan las redarquías, en contraposición a las jerarquías. Ahora se trabaja muchísimo en red, de forma horizontal, compartiendo talento y conocimiento de forma abierta.

Esto provoca, a su vez, una nueva tendencia en la contratación de personal y en la retención de talento en las organizaciones. Lo ejemplificó con la política de Google, las personas buenas conocen a otras personas buenas, y de ahí que el verdadero capital de las organizaciones son las personas que las forman.

Otro de los cambios que se están dando es que las organizaciones tienen que hacer público sus puntos fuertes para atraer a personas a su terreno (seminarios gratuitos, cesión de licencias, etc.).

Continuó después, Adriana Freixa, CEO de Enconexo, para explicarnos como una pequeña empresa puede ser competitiva usando correctamente las redes sociales. En este sentido, Adriana insistió en que no hay que tener una marca amigable, sino que hay que crear una marca que sea amigable para que nos puedan seguir. Y crear implica un trabajo continuo. Por tanto, deberemos ser consistentes, coherentes, constantes y creativos, siempre a partir de establecer unos objetivos claros. Hizo el símil de que las redes sociales son como el fútbol. El objetivo es meter goles, y por eso hemos de saber cómo meterlos. Tener muchos fans, es tener muchos espectadores en el campo de fútbol, pero ellos no van a marcar los goles. Las ventas, los nuevos clientes, etc. son los goles/objetivos. Y en eso nos tenemos que centrar, en estrategias que nos ayuden a mejorar esos objetivos, que tendrán como consecuencia el tener más seguidores.

Entonces, debemos ser:

Consistentes (la suma de ser constantes y coherentes): Hay que tener claro que es una carrera de fondo, sin pausa, y el plan que nos marquemos lo debemos cumplir en los plazos marcados. No podemos actualizar nuestra información sincopadamente, sino a un ritmo invariable, y que esa información a difundir sea coherente con nuestro negocio o finalidad. Si vendes panes, no regales iPads, regala tus panes. Porque la gente que se apunte a la promoción lo hará por el iPad no por tu marca.

Creativos: Saber concretar nuestras ideas en aquellos aspectos que nos ayudarán a ser coherentes con nuestra marca.

Después de Adriana, fue el turno de Raúl Casañas, Director de cuentas de Ogilvy, quien nos contó cómo está cambiando la publicidad debido a la irrupción de las redes sociales . Y su conclusión fue muy clara. Las marcas deben escuchar, y lo deben hacer para ser capaces de crear contenido desde sus valores y por un objetivo noble. Se trata de evolucionar del decir cosas a la gente a decir cosas con y para la gente. Ir del awareness (conseguir el reconocimiento de la marca) al engagment (buscar el compromiso tanto de la marca como de sus seguidores, implicándose con ellos, interactuando con ellos, a través del sentimiento e influencia que provoca el objetivo noble). Ilustró toda su exposición con un par de anuncios, uno de los cuales hizo que la gran mayoría de los asistentes nos emocionáramos.

Acabó la ronda de presentaciones Odón Martí, que, desde su pequeña empresa IMAT Comunicación, se dedica a asesorar a profesionales y pequeñas empresas para que potencien y optimicen su presencia en la red. Él hizo un repaso a los aspectos más destacados que debe tener en cuenta un profesional para cuidar su imagen en Internet. Es lo que se conoce por Marca o Imagen personal.

A día de hoy, ningún profesional debería menospreciar las múltiples oportunidades que brinda Internet, si bien para aprovecharlas supone tener una imagen digital coherente y fidel a lo que queramos transmitir.

¿Cómo construir esa imagen coherente?

Odón aconsejó una serie de ideas. Primero, googléate, búscate por Internet para ver qué información aparece sobre ti y si esta es correcta. Segundo, utiliza las herramientas que ofrece la red para poder empezar a enseñar quién eres, qué sabes hacer y que te gustaría hacer: un perfil en Linkedin, en Twitter, un blog en wordpress o blogger, etc. Se trata de poder mostrar una identidad sólida y coherente ante tus clientes, proveedores, futuros clientes…

Para finalizar, Odón retó a la audiencia a hacer el ejercicio de escribir quién soy, qué sé hacer y qué me gustaría hacer. Preguntas, en apariencia, sencillas de responder, pero que en realidad llevan más tiempo del pensado previamente.

Como siempre, se concluyó el acto con una ronda de intervenciones y el refrigerio final.

Advertisements

Picnic4Working: Mercado profesional senior

El último Picnic4Working organizado por ATI Catalunya, celebrado el pasado 16 de junio en el Tech Talent Center de la UPC, se centró en la difícil situación laboral que atraviesan los profesionales mayores de 45 años en general, y los del sector informático en particular.

Bajo el título de “Demasiado viejos para trabajar, demasiado jóvenes para jubilarse” fueron dando su visión de este contexto, que se complica más por la crisis económica que atravesamos, Josep Grinyó, headhunter especializado en el sector TIC, el cual describió a grandes rasgos los ajustes y desajustes entre lo que las empresas están pidiendo y las especificidades de los profesionales TIC, Iñaki Bustínduy, consultor y docente experto en habilidades directivas, quien trazó una serie de consideraciones a tener en cuenta si nos tenemos que afrontar a estas circunstancias, Jordi Molla, también docente y experto en habilidades directivas, que sintetizó brevemente argumentos a considerar cuando tenemos que realizar una entrevista de trabajo, dividiéndolos en el antes, durante y después de la entrevista, y, finalmente, José Antonio Ruiz, socio de ATI que relató su experiencia a la hora de buscar trabajo como profesional senior, y presentó el grupo de reciente creación en ATI, Mercado profesional senior.

Algunas de las conclusiones que salieron durante el acto:

• Las empresas ofrecen contratos temporales y los profesionales TIC senior piden indefinidos.
• Las empresas no piden experiencia y los senior TIC tienen mucha. En cambio, estos fallan en idiomas y movilidad geográfica (por diferentes circunstancias, muchas relacionadas con la familia, no quieren o no pueden salir de su entorno).
• 60% de parados de larga duración entre los profesionales senior. Y de los pocos que consiguen trabajar, lo hacen con contratos temporales.
• Necesidad de reciclarse. Solo un 11% del colectivo senior tiene estudios universitarios, frente a la mayoría de jóvenes que sí los tienen.
• Los profesionales senior deben buscar empresas que apuesten por la experiencia, que tengan en cuenta el bagaje que atesoran.
• Trabajar nuestras capacidades para mejorar nuestra empleabilidad. Los que hoy están cómodos en su puesto de trabajo, mañana pueden no estarlo. En ese sentido, hay que centrarse en lo que hacemos bien, formándonos continuamente, cogiendo experiencia en todo aquel conocimiento que vamos adquiriendo, pues, en consecuencia, mejorarán nuestras cualidades y actitudes personales, y nos será más fácil adaptarnos a los cambios.
• Dedicar tiempo a nuestros contactos. El networking puede ser una vía a conseguir posibilidades de empleo.
• A la hora de buscar trabajo hay que tener la mente muy abierta, y es clave preparar el antes, el durante y el después de la entrevista de trabajo.
• Debemos informarnos sobre la empresa a la que queremos ir a trabajar, y en la entrevista: respuestas breves y concisas. Y hay que preguntar. De esta forma, se demuestra interés.
• La cuestión del salario siempre sale: hay que informarse previamente de las horquillas salariales. Y saber qué se tiene que hacer después de la entrevista para hacer el seguimiento de forma adecuada, sin pasarse de dejados ni de pesados.
• Necesidad de unir esfuerzos entre profesionales que están en la misma situación, pues, el quedarte sin trabajo a partir de los cuarenta y cinco es un golpe sicológico importante que afecta a la autoestima y a la confianza en uno mismo.

%d bloggers like this: