El valor de las redes sociales en las organizaciones

Bajo este título, Medios sociales, ¿un arma diabólica o una herramienta que nos aporta valor?, el pasado jueves 15 de septiembre, organizamos desde ATI, con la colaboración de la UPC, una nueva edición de los Picnic4Working, evento que tiene como finalidad fomentar el debate y divulgación de la incidencia de las TIC en la sociedad.

Para hablar sobre los medios sociales, invitamos a Francesc Gómez, consultor d’Elogia, quien nos dio una visión general de cómo están afectando los medios sociales en contextos profesionales. Y, como los buenos comunicadores, empezó con una frase que se quedó automáticamente en la memoria de los asistentes: Data is the new oil. Los datos que circulan por la red es el nuevo petróleo y Google, Facebook, Twitter son las nuevas petrolera por la ingente cantidad de datos que gestionan. Unos datos por los cuales, después de su refinamiento –segmentación-, muchísimas empresas están dispuestas a gastarse millonadas de dinero. Apuntó, a modo de ejemplo, que solo en Twitter hay 200 millones de tweets diarios, con su correspondiente información (fotos, enlaces, etc.).

Desarrolló después una serie de ideas para explicarnos este cambio que estamos viviendo. La introducción constante de smartphones en nuestras vidas cotidianas acercan Internet a todos los públicos, lo que ayuda todavía más a la popularización de las redes sociales, y se crea lo que llamó consumerización, es decir, muchísimas iniciativas salen primero de los consumidores y luego son adaptadas por las organizaciones. En este último plano, también se generan las redarquías, en contraposición a las jerarquías. Ahora se trabaja muchísimo en red, de forma horizontal, compartiendo talento y conocimiento de forma abierta.

Esto provoca, a su vez, una nueva tendencia en la contratación de personal y en la retención de talento en las organizaciones. Lo ejemplificó con la política de Google, las personas buenas conocen a otras personas buenas, y de ahí que el verdadero capital de las organizaciones son las personas que las forman.

Otro de los cambios que se están dando es que las organizaciones tienen que hacer público sus puntos fuertes para atraer a personas a su terreno (seminarios gratuitos, cesión de licencias, etc.).

Continuó después, Adriana Freixa, CEO de Enconexo, para explicarnos como una pequeña empresa puede ser competitiva usando correctamente las redes sociales. En este sentido, Adriana insistió en que no hay que tener una marca amigable, sino que hay que crear una marca que sea amigable para que nos puedan seguir. Y crear implica un trabajo continuo. Por tanto, deberemos ser consistentes, coherentes, constantes y creativos, siempre a partir de establecer unos objetivos claros. Hizo el símil de que las redes sociales son como el fútbol. El objetivo es meter goles, y por eso hemos de saber cómo meterlos. Tener muchos fans, es tener muchos espectadores en el campo de fútbol, pero ellos no van a marcar los goles. Las ventas, los nuevos clientes, etc. son los goles/objetivos. Y en eso nos tenemos que centrar, en estrategias que nos ayuden a mejorar esos objetivos, que tendrán como consecuencia el tener más seguidores.

Entonces, debemos ser:

Consistentes (la suma de ser constantes y coherentes): Hay que tener claro que es una carrera de fondo, sin pausa, y el plan que nos marquemos lo debemos cumplir en los plazos marcados. No podemos actualizar nuestra información sincopadamente, sino a un ritmo invariable, y que esa información a difundir sea coherente con nuestro negocio o finalidad. Si vendes panes, no regales iPads, regala tus panes. Porque la gente que se apunte a la promoción lo hará por el iPad no por tu marca.

Creativos: Saber concretar nuestras ideas en aquellos aspectos que nos ayudarán a ser coherentes con nuestra marca.

Después de Adriana, fue el turno de Raúl Casañas, Director de cuentas de Ogilvy, quien nos contó cómo está cambiando la publicidad debido a la irrupción de las redes sociales . Y su conclusión fue muy clara. Las marcas deben escuchar, y lo deben hacer para ser capaces de crear contenido desde sus valores y por un objetivo noble. Se trata de evolucionar del decir cosas a la gente a decir cosas con y para la gente. Ir del awareness (conseguir el reconocimiento de la marca) al engagment (buscar el compromiso tanto de la marca como de sus seguidores, implicándose con ellos, interactuando con ellos, a través del sentimiento e influencia que provoca el objetivo noble). Ilustró toda su exposición con un par de anuncios, uno de los cuales hizo que la gran mayoría de los asistentes nos emocionáramos.

Acabó la ronda de presentaciones Odón Martí, que, desde su pequeña empresa IMAT Comunicación, se dedica a asesorar a profesionales y pequeñas empresas para que potencien y optimicen su presencia en la red. Él hizo un repaso a los aspectos más destacados que debe tener en cuenta un profesional para cuidar su imagen en Internet. Es lo que se conoce por Marca o Imagen personal.

A día de hoy, ningún profesional debería menospreciar las múltiples oportunidades que brinda Internet, si bien para aprovecharlas supone tener una imagen digital coherente y fidel a lo que queramos transmitir.

¿Cómo construir esa imagen coherente?

Odón aconsejó una serie de ideas. Primero, googléate, búscate por Internet para ver qué información aparece sobre ti y si esta es correcta. Segundo, utiliza las herramientas que ofrece la red para poder empezar a enseñar quién eres, qué sabes hacer y que te gustaría hacer: un perfil en Linkedin, en Twitter, un blog en wordpress o blogger, etc. Se trata de poder mostrar una identidad sólida y coherente ante tus clientes, proveedores, futuros clientes…

Para finalizar, Odón retó a la audiencia a hacer el ejercicio de escribir quién soy, qué sé hacer y qué me gustaría hacer. Preguntas, en apariencia, sencillas de responder, pero que en realidad llevan más tiempo del pensado previamente.

Como siempre, se concluyó el acto con una ronda de intervenciones y el refrigerio final.

Advertisements

¿De lo privado a lo público o de lo público a lo privado?

Aprovecho una carta enviada por Eva García y publicada ayer en La Vanguardia acerca de la muerte 2.0, para reproducir aquí el comentario que he dejado en un debate iniciado en Linkedin.En él, decía que la muerte, en el contexto del 2.0, es un tema controvertido (siempre lo es), ya que, una vez mueres, tu presencia online sigue existiendo, pues, por regla general, y permitidme un poco de humor negro, las contraseñas te las llevas a la tumba y nadie más las sabe, o no todas. Así, se dan casos en los que, mucha gente, aprovecha la última entrada del blog de la persona fallecida para despedirse de ella, como en los libros que se dejan en los velatorios, o incluso dedican entradas en sus propias bitácoras a esa persona.

¿Cómo afecta esto a los familiares, amigos, etc., el leer esos textos? Pues no lo sé. Como siempre, dependerá de cada uno, pero, imagino, que deberemos aprender a convivir con ello.

Y al hilo de esto, me ha venido a la memoria lo que leí hace un tiempo en el blog de Dolors Reig, en el que comentaba, dada la evolución de la red, que cada vez más vamos a tener por defecto nuestra parte pública más visible y nos tocará esconder lo que no queramos enseñar, en vez de lo que ocurre ahora, que es, desde nuestra parte privada, ir enseñando lo que queremos hacer público. Es decir, la tendencia es que iremos estando más expuestos al público, y desde esta dimensión pública iremos construyendo nuestra privacidad. En definitiva, somos unas “celebrities” en potencia.

Y, de hecho, esto de la “esfera pública total” ya se da (la inconsciencia de la gente no tiene límites) estando en vida o una vez muertos… y estos diálogos imaginarios que tenemos con los seres queridos que ya no están se dan en forma de comentarios en la red.

Volvemos a la idea de Dolors Reig: estamos haciendo público lo que antes era privado.

¿Cómo lo veis?

Paréntesis

Estoy sin internet en casa debido al traslado. Ahora puedo postear gracias al iPhone de Marga y la facilidad de posterous.

La semana que viene también lo tendré complicado para publicar.

Y, cambiando de tercio, ayer leía una noticia en la que se informaba de que la Casa Real hará pública su agenda y se podrá seguir por las redes sociales. Hasta ahora las reuniones del Rey eran secretas. Un ejemplo más de que estamos ante un cambio de modelo en relación a cómo nos relacionamos.

Posted via email from enric camarero brú

Empecemos…

Decía Lao-Tse que un viaje de mil millas empieza con un paso. Bien. Démoslo. Aunque he de admitir que, a pesar de haber tenido otros blogs y llevar actualmente el de brigada21.com, me ha costado publicar mi primera entrada.

La idea de crear este otro blog, y además con mi nombre, es porque, aun siendo un completo ignorante, me atrae todo lo que tiene que ver con lo 2.0: identidad digital, redes sociales, etc., y las posibilidades que ofrece de transformación social a todos los niveles, desde la educación, la economía, el ocio, la manera que tenemos de relacionarnos…

Así, pues, la intención única y principal es aprender. Podría poner también lo de compartir, pero, a día de hoy, me veo más como uno de esos pájaros que se alimentan de los parásitos que atacan a los hipopótamos, que de ser un hipopótamo que suministre alimento (contenido) a los pájaros que lo rodean.

Espero, por eso, que con el tiempo (y una caña) pueda aportal alguna cosa.

%d bloggers like this: